Mito o realidad: ¿Qué tan seguros son los vehículos eléctricos?

Si hablamos de seguridad, más de 85% de los vehículos eléctricos que han pasado por Euro NCAP alcanzado la máxima calificación. Conoce más de este tema.

Juan Pablo Cortés
Industria

En la medida que la tecnología eléctrica aumenta su participación en el parque automotor local, surgen mayores dudas sobre el comportamiento real que ofrecen estos vehículos ante posibles siniestros viales y a eventuales fallas que puedan ocurran en las vías. En EV-Solutions te ayudamos a despejar estas inquietudes.

La transición del vehículo convencional al eléctrico pareciera ser un paso natural. Sin embargo, aún persisten muchos mitos e inquietudes sobre el tipo de seguridad que brindan los vehículos eléctricos ante posibles riesgos que podrían ocurrir en las calles, principalmente si es partícipe de un siniestro vial. Muchos suelen creer que estos vehículos son más propensos a incendiarse o que no están capacitados para proteger debidamente a los ocupantes ante un choque, pero estas aseveraciones distan mucho de la realidad.  

Al contrario de la creencia popular, los riesgos de incendio en los vehículos motorizados eléctricos son relativamente muy bajos si los comparamos con los convencionales. Si bien la ausencia de motores a combustión y de piezas móviles inflamables son factores que suponen un menor riesgo, los vehículos eléctricos tienen incorporado un sistema de alta voltaje que logra desactivarse instantáneamente al momento que se produce un impacto de alta energía. Además, cuentan internamente con una serie de cortafuegos y salvaguardas que están diseñadas estratégicamente para evitar que se produzca algún incendio, como así también tienen incorporados sensores integrados que logran desactivar la batería del sistema eléctrico ante un incidente vial mayor.  

Según el ingeniero civil mecánico de EV-Solutions, Jorge Reyes, “los vehículos eléctricos son muy seguros y traen sistemas de protección corta corriente, para que en caso de algún problema, salten los fusibles de seguridad que cortan la corriente automáticamente para proteger a los pasajeros. Cada módulo del vehículo tiene un sistema de protección, por lo que es más seguro que un vehículo de combustión, que incluso puede explotar”.

Respecto a la posibilidad que después de un choque exista la posibilidad que los pasajeros se electrocuten, el experto en electromovilidad de EV-Solutions lo descartó tajantemente. “Si el vehículo choca, saltan los fusibles del sistema de protección, así no hay riesgo de electrocutarse y en el caso de que haya un cable con energía hay todo un procedimiento de desconexión para este tipo de vehículos dependiendo de su modelo. Todo el vehículo tiene señalizado los cables de alto voltaje, que son de color naranjo, para señalizar donde las personas no deben tocar”, aseguró Reyes.

En cuanto a los sistemas de seguridad pasiva y activa, actualmente los vehículos 100% eléctricos están empleando tecnología de primer nivel y están prácticamente al mismo nivel que cualquier otro vehículo a combustión interna. Ya es muy habitual ver modelos que cuentan con estructuras de deformación programada, control electrónico de estabilidad, doble airbags, frenos ABS + reparto electrónico de frenado, entre otras innovaciones. Por ejemplo, en nuestro mercado automotor está el modelo Maxus Edeliver3que tiene las prestaciones de seguridad recientemente mencionadas y si es comparada con un vehículo tradicional del mismo segmento, el nivel de protección se les brinda a los ocupantes es ampliamente superior.  

La seguridad vehicular en los eléctricos se ha transformado en una prioridad para la industria y así lo han demostrado las pruebas de choque que ha realizado Euro NCAP, organismo independiente que evalúa la seguridad que brindan los vehículos más vendidos y/o populares del Viejo Continente. Según los resultados arrojados por este programa independiente, ninguno de los vehículos eléctricos que han sido testeados en ese continente han arrojado resultados negativos en cuánto al nivel de protección se les brinda a ocupantes. De hecho, estas pruebas han revelado que los eléctricos, a nivel de estructura, son tan seguros como los convencionales. A la fecha, se han evaluado más de 45 modelos eléctricos y más del 85% de estos han alcanzado la máxima calificación de seguridad que se puede llegar a obtener ante impactos frontales y laterales.

“Uno de los desafíos que han surgido con la irrupción de la electromovilidad es el entrenamiento y capacitación de los equipos de rescate ante eventuales situaciones de peligros que se pueden ver en vuelto los vehículos eléctricos en las rutas. Estos vehículos se diferencian en varios aspectos frente a uno convencional, ya que cuentan con componentes especiales como la batería, cables de alto voltaje y otros componentes muy delicados, por lo que conocer sus características es clave para actuar ante alguna emergencia y proteger la integridad tanto de los rescatistas como de los pasajeros” puntualizó el experto en electromovilidad de EV- Solutions, Jorge Reyes.

Nuestro Head Of Growth, Juan Pablo le encanta el marketing, los números y estudiar. Jugador de Pádel, catador de cervezas artesanales.